Proceso biológico

Anterior

Camila Santos

Proceso biológico
14.03 – 03.05.2019

Proceso biológico

En mi visita a la selva Amazónica, en agosto de 2018, y utilizando la tecnología como extensión de mi cuerpo, pude registrar acciones de organismos vivos que encontré allí.
Me interesó principalmente ver reflejados, en el corazón de la selva y a media noche, tanto mi cuerpo como mis comportamientos de vida. Por ejemplo, en una gigantesca araña que entreteje meticulosamente su telaraña usando el material orgánico de su propio cuerpo. En esta acción silenciosa y aparentemente insignificante entre otros millones de animales y organismos vivos, pude ver un reflejo de mi deseo de formar una familia y tener hijos.
El hecho de caminar largas horas en plena noche por la selva me ayudó a percibir sonidos, olores, el tacto de los insectos sobre mi piel y experimentar una mimetización con la naturaleza. Todos esos procesos biológicos que se desarrollaban allí se sucedían también dentro de mí. Por coincidencia, quedé embarazada en esos días que pasé en la selva. Pude ver mi cuerpo en la naturaleza como un conjunto de células semejantes entre sí y percibí que, de alguna forma, tenían un mismo origen. Mi cuerpo y mis células experimentaron allí una transformación igual que todos los seres vivos.

Regresé a Barcelona donde vivo desde hace 2 años. Percibí los cambios hormonales sufridos por mi cuerpo y examiné detenidamente mi interior y mi conducta. Supe que estaba embarazada. Los cambios experimentados en mi interior, dentro de mi cuerpo, me dieron la posibilidad de combinar células y crear vida. Este proceso ha sido nuevo para mí. He vivido un choque entre mi mente y mis deseos puesto que hormonalmente he estado nerviosa y con estados de ánimo cambiantes, cosa que nunca antes había experimentado. Esto me llevó de nuevo a la necesidad de expresar todas estas emociones a través de la cámara y grabé en Barcelona algunos videos que me ayudaron a digerir todas estas sensaciones que ocurrían en mi interior. En un medio acuoso como el mar, como lo es también mi cuerpo y el saco amniótico donde se crea mi hija, dentro de mí.
Este pequeño ser que necesita desarrollarse en agua para salir de mi cuerpo, respirar y vivir. Las flores también necesitan de agua para su fotosíntesis y vi lo poético de tener un océano detrás y no poder mojarse al estar dentro de una estructura que lo impide.

Camila Santos

2019